Seguidores

12.8.11

Me propuse olvidarlo, superarlo, arrancarlo de mi vida. Cometí el peor error, y ahora no cabe duda de que recuperarlo es imposible. Esta historia llego a su final; elegí olvidarlo antes de seguir amándolo en vano. 
Aquel viernes decidí abandonar todo; mis posibilidades, mi fe, mi optimista esperanza de que algún día regresará. Todo el sacrificio, el esfuerzo y el esmero que puse durante más de un año, se fue volando con el viento, se disfumino en el aire en menos de un minuto. 
Pero a pesar de que hoy, una semana después, soy conciente de que lo perdí, no me arrepiento. No me arrepiento porque ahora de alguna manera estoy feliz, dispuesta a empezar desde cero. Hoy puedo darme cuenta de que tal vez merezco algo mejor, y que quizás todo este tiempo estuve sobreviviendo una mentira. Aunque en el fondo me duela y su marca no se borré, esta es mi despedida. Este es el fin, o tal vez solo un comienzo. Él me enseño tantas cosas. Lamento lo que alguna vez lo hice sufrir y le agradezco por haberme hecho sufrir a mi, de la tristeza aprendí a levantarme una y otra vez, con fe y con la fuerza de verme jamás rendida. Hasta hoy, que me rindó simplemente porque no pude conmigo misma.

3 comentarios:

Ornella Mía dijo...

Cuesta olvidar:( ojala tengas suerte! un beso ♥

Maca dijo...

Gracias por las palabras que dejaste en mi blog ♥
personalmente creo que olvidar, y recordar, ambas cosas, son una porquería de a ratos, pero no me hagas caso, soy una loca de mierda.
Besitos n.n

Vale Gonzalez y Agus Dreyer :E dijo...

Te juro que me senti tan identificada que quise arrancar la nota y grabarla en mi cerebro (?. Me encanto , creeo que estamos pasando por la misma situación . Cuesta y duele tanto olvidar :( Un beso grande.
http://juustwannabeme.blogspot.com/